domingo, 7 de abril de 2013

Al Mazak 1

Junto a 580 efectivos del Ejército Afgano (ANA) y las Fuerzas Nacionales de Seguridad afganas (ANSF) y otras fuerzas de la coalición internacional de ISAF de la OTAN, 165 militares españoles participaron esta semana en una operación especial con el objetivo de reducir la capacidad de la insurgencia afgana en el sur del valle del Murgab, en la provincia afgana de Badghis, informaron ayer fuentes del Ministerio de Defensa.
Bajo el nombre de «Al Mazak 1», la operación combinada tuvo lugar entre el miércoles y el viernes pasados para llevar a cabo una serie de acciones que comprendieron desde la entrega de ayuda humanitaria con sus unidades de colaboración cívico-militar, hasta el avance a zonas controladas por la insurgencia, al norte de Darra-I-Bum.
Se trata de una de las zonas más relacionadas con la insurgencia, y a la que se accede desde la localidad de Darra-I-Bum, donde las fuerzas españolas tenían hasta el año pasado el puesto avanzado de combate «Hernán Cortes».
«Este operativo demuestra como el Ejército afgano ha pasado, en sólo unos pocos meses, de sufrir hostigamientos a liderar acciones contra la insurgencia. Ello incluso en territorios en los que anteriormente no había actuado, por estar controlados por la insurgencia, como las zonas al norte y sur del valle de Murgab», subrayan las fuentes de Defensa.
El contingente de 165 militares españoles estaba formado principalmente por la compañía «TF Azor 23», que el pasado jueves sufrió un hostigamiento sin que resultara herido alguno. «En estas acciones, las fuerzas españolas que estaban apoyando el movimiento de las fuerzas afganas en la zona de Sapuzai, al sur de la ruta OPAL, mantuvieron un combate con la insurgencia, donde respondieron al hostigamiento recibido con fuego de las armas propias de la compañía "TF Azor 23", entre otras, un mortero embarcado y ametralladoras medias y pesadas».

El peligroso valle de Piwar

En el tercer y último día de operación, las fuerzas afganas progresaron por el peligroso valle de Piwar, reducto insurgente que no había registrado presencia de las Fuerzas de Seguridad afganas anteriormente. En la operación se han producido seis bajas entre la insurgencia, capturándose tres prisioneros, informaron desde el Ministerio de Defensa.
«El contingente español en Afganistán apoyó las operaciones, permitiendo que las propias fuerzas afganas llevaran la iniciativa, en un último paso de transferencia de la responsabilidad en materia de seguridad». En la operación «Al Mazak 1» participaron los vehículos especiales «Husky» adquiridos recientemente por el Ejército de Tierra español con el objetivo de afianzar el paso de los convoyes en tareas de desminado.
Fuente: Abc

domingo, 26 de febrero de 2012

Drones en Galicia

Según informa el Confidencial Digital, el secretario de Defensa norteamericano  habría comunicado al ministro de Defensa español, Pedro Morenés, durante la última cumbre de ministros de Defensa de la OTAN, el interés de Estados Unidos por ubicar una importante base de aviones no tripulados en España, mostrando para tal ubicación dentro del territorio nacional su preferencia por Galicia. Más aún, según  CD, la ubicación que maneja el Pentágono es la del aeródromo de Trasmiras, en Orense. El motivo sería trasladar a España la actual base norteamericana para este tipo de aeronaves que se ubica en la localidad italiana de Sigonella, donde, aparentemente, se acusan demasiados problemas por la congestión del espacio aéreo en la zona.
Recientemente se confirmaba que la OTAN gastará en los próximos años más de 3.000 millones de euros en comprar y operar cinco aviones espía no tripulados Global Hawk, fabricado por la compañía estadounidense Northrop Grumman,  desde la base de Sigonella y que serán utilizados en un programa de vigilancia terrestre. El proyecto tiene como objetivo ofrecer a los responsables militares una imagen global de la situación sobre el terreno obtenida a gran altura e independientemente de las condiciones meteorológicas y de luz.
La OTAN, que lleva dos décadas trabajando en su desarrollo, encontró durante años grandes dificultades para financiar la iniciativa y logró finalmente un acuerdo al respecto la pasada semana. Aunque aún está pendiente de formalidades, se prevé que todos los contratos se firmen antes del verano, siendo 13  los países que se harán cargo de la compra de los cinco Global Hawk: Bulgaria, República Checa, Estonia, Alemania, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Noruega, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia y Estados Unidos.
Se estima que los aparatos y toda una serie de infraestructuras necesarias para que puedan operar tendrán un coste de algo más de 1.000 millones de euros. Aunque sólo trece países pagarán por la compra de los aviones, éstos serán puestos a disposición del conjunto de la Alianza, así, los gastos de operar el sistema de vigilancia correrán a cargo de los 28 miembros de la OTAN. Se calcula que éste costará al menos 2.000 millones de euros durante los próximos 20 años.
La OTAN planea que los primeros “drones” comiencen a operar en 2015, pero el sistema no tendrá “capacidad plena” hasta 2017. El programa, denominado Alliance Ground Surveillance (AGS), complementará al sistema AWACS de vigilancia aérea con el que ya cuenta la Alianza Atlántica. Por su parte, Estados Unidos  cuenta hoy  con varios centros neurálgicos para las operaciones con este tipo de aviones. Dos de ellos están en Estados Unidos ( en Edwards y Maryland), otro en Qatar (Doha), otro en la Isla de Guam (en el Pacífico) y otro en la congestionada Sigonella.
Defensa.com

viernes, 23 de diciembre de 2011

Nosotros tenemos que hacer puntería, ellos solo tenían que apuntar a la base

En Afganistán el único paso que no mata es el que ya has dado", cuenta un soldado español que participó en la misión. Legías, paracas, cazadores de montaña... Los soldados de Infantería son la primera línea del Ejército español, los que con frecuencia recorren el terreno lejos de la protección de las bases más grandes, como Herat o Qala i Naw. "De misión de paz nada. Allí vas a matar y a que no te maten". Los ojos azules de Ángel (nombre ficticio) se emocionan cuando habla de su trabajo: "Yo puedo contar cómo es esa guerra. He estado en las bases avanzadas pegando tiros. Más allá de eso no hay nada". A unos kilómetros de una de esas bases, en Ludina, en la provincia de Badghis, murió el pasado 6 de noviembre el sargento primero Joaquín Moya Espejo. La última de las 97 bajas que ha sufrido el Ejército español en la misión de Afganistán.


La hostilidad contra las tropas españolas se multiplicó desde que desplegaron destacamentos a lo largo de las dos rutas que recorren la provincia rumbo a Bala Murghab en el norte, la zona más peligrosa de la región. Sang Atesh, Ludina, Moqur o Darra i Bum son los nombres de algunas de las bases españolas en zonas de dominio talibán. Son los destinos más mortíferos: después de los accidentes aéreos del Yak-42 y el Cougar, que causaron 79 víctimas mortales, la mayor parte de las bajas sufridas por el Ejército español han sido en las misiones de los destacamentos en las bases avanzadas.


Durante las estancias en estos puestos avanzados los tiros se convertían en rutina. Tras días viviendo entre sacos terreros, los soldados se habitúan a oír los disparos que restallan a 700 u 800 metros. Es el sonido de la guerra. Desde su puesto, Ángel se acostumbró a buscar el blanco en el fogueo de los Kaláshnikov: "Tenemos una ladera y no sabemos de dónde vienen los tiros. De repente dejas de oírlos". Eso es todo. ¿Están muertos? ¿Se han ido? ¿Solo heridos? No recogen los cadáveres, así que nunca tienen la certeza de haber causado una baja. Aun así, Ángel reconoce que cuando dejaban de oírse los disparos solo tenía un pensamiento: "Me cargué a ese hijo puta. Uno menos".


Joaquín Moya Espejo no podrá pensarlo nunca más. Una bala se coló cerca de la axila, en una zona no protegida por el chaleco antifragmentos que llevaba. Las placas de cerámica que cubrían el pecho no sirvieron para evitar que un proyectil dejara a su hijo huérfano de padre. La bala era de un arma ligera, probablemente de Kaláshnikov. Es un fusil de asalto, diseñado en la Segunda Guerra Mundial, que heredaron de la ocupación soviética. Arcaico pero eficaz: las ventajas de armamento de los ejércitos occidentales se acortan sobre el terreno. Se sienten expuestos como marionetas en un teatro de títeres: "Nosotros tenemos que hacer puntería, ellos solo tenían que apuntar a la base". En uno de esos ataques demasiado cercanos lograron coger a dos talibanes. ¿Se alegraron en el cuartel? "Pregúntaselo al que no vuelve, o al que vuelve sin piernas: los hubiéramos preferido muertos".


Recuerda aquel día como un momento peligroso, pero sonríe. La adrenalina coloca y mata el aburrimiento. Lo peor de Afganistán es tener tiempo para pensar, para echar de menos. Los problemas familiares, la hipoteca, las crisis con la pareja, allí se viven como ultimátums. La batalla ahoga los problemas: "Lo único que piensas es en dónde está, para matarlo". Una droga que engancha. "Vamos a por él", se decía Ángel. "Olvidas tener miedo. Mientras estás allí disparando lo único que tienes en la cabeza es: ´A ver si pillo a ese cabrón, que mañana puede matar a un amigo".


Este militar no alcanza los 25 años, pero ya ha participado en las misiones españolas del Líbano, Kosovo y Afganistán. Él, como el resto de sus compañeros, solo accede a hablar sin nombre. Ni foto, ni lugares precisos, ni fechas. En un tablón de cuartel donde trabaja, cuelga un cartel con una advertencia: hablar sin autorización tiene una pena, el despido. Muchos piden que no se revele su nacionalidad o su edad exacta, nada que los identifique. "Mira, es que el castigo no es un arresto. Es que te largan. Y yo vivo de esto". El undécimo mandamiento del soldado: no hablarás con periodistas.


La misión afgana es un agujero informativo, pese a que el contingente español que lucha con las fuerzas de la OTAN (ISAF) es de 1.552 combatientes. Con medio millón de habitantes (similar a Cáceres), Badghis, la región controlada por España es una de las provincias menos atacadas por la insurgencia, que se hace fuerte al sur, en la zona limítrofe con Pakistán. Pero también es la más pobre. "En algunas partes de la provincia en las que estamos trabajando no quieren venir ni los afganos", cuenta por teléfono David Gervilla, el actual responsable de AECID, la agencia de española de cooperación y desarrollo que lleva a cabo los programas de reconstrucción de la provincia. Durante los cuatro o cinco meses que duran los relevos, la mayoría de los soldados españoles están destinados en la base aérea de Herat, que suministra a la zona oeste, o en Qala i Naw, la capital de Badghis, la región al noroeste del país que está bajo el control de España. "Estar allí es casi como en un hotel", bromea Ángel, que vivió sus estancias en Qala i Naw como unas vacaciones.


Las condiciones extremas del clima complican las cosas. En Afganistán hay dos ciclos, el de la naturaleza y el de la insurgencia, y uno mueve al otro. En el invierno el frío hace difícil moverse, hasta para los talibanes. Con el deshielo llegan los ataques y las tormentas de arena, que "convierten el día en noche" en cuestión de minutos. "Ves cómo la nube de arena se va comiendo las casas y tienes tres minutos para recogerlo todo antes de que engulla también tu refugio", recuerda impresionado Luis, soldado ecuatoriano destinado en Qala i Naw.

"No tenemos un Ejército capaz de mantener el número de enviados", dice Jorge Bravo, presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME). Bravo no teme que se publique su nombre: "Ya he perdido el miedo". Militar en la reserva, lejos le quedan a este brigada los seis primeros años en el Ejército, cuando el conseguir un contrato fijo depende de los informes de los superiores. Tampoco le preocupa perder los complementos de dedicación especial. "La realidad es que allí se dispara. Matas y te hieren. Te hacen emboscadas, no ataques preventivos".



"El año 2014 queda demasiado lejos", afirma Bravo. Es la fecha que las fuerzas de la OTAN han pactado para culminar la retirada gradual de las tropas, aunque España comenzará a disminuir el número de soldados en Badghis a partir del verano de 2012, según anunció la semana pasada la ministra de Defensa en funciones, Carme Chacón.


Mientras la fecha llega, en Afganistán se juegan la vida. A medida que los sistemas de seguridad que llevan los ejércitos avanzan, la insurgencia aumenta la carga y neutraliza la ventaja defensiva. Los kaláshnikov marcan el compás de los ataques, pero la verdadera arma de la guerrilla es silenciosa. Son los explosivos improvisados (IED) los que convierten cualquier desplazamiento en una muerte potencial.

Los Lince y los RG-31 desfilan en los convoysde vehículos, son los dos modelos que Defensa compró en 2007 para jubilar los BMR. La mejora es notable, pero a la hora de la verdad todo es cuestión de suerte: "Mira, si te atacan con fusilería puedes defenderte. Pero si hay un IED... Eso no puedes verlo. Un día nos cogió uno que se activaba a distancia, pero [los talibanes] no calcularon bien. Los cogió por detrás, y el coche salió disparado unos metros, pero no pasó nada".



"Seamos sinceros, no somos los yanquis. Pero es que ellos casi pueden elegir vehículo y el arma con la que quieren tirar cada vez", dicen dos jóvenes que regresaron de Afganistán hace más de dos años. España invierte un 0,50% del PIB en Defensa; Estados Unidos, un 4,04%. "No nos podemos comparar con ellos, ni queremos: para lo que invierte nuestro país en defensa, no nos podemos quejar". Los americanos tienen zonas de responsabilidad más peligrosas, sin embargo el índice de mortalidad es proporcionalmente menor. Haciendo una cuenta simple, sin tener en cuenta las rotaciones de personal: con un destacamento actual de 100.000 hombres, el Ejército norteamericano ha sufrido 1.500 bajas desde que comenzó en 2001 la misión de combate como represalia por el atentado de las Torres Gemelas. Es decir, un porcentaje del 1,5%. En cambio, la milicia española, que aporta 1.500 enviados a la misión de reconstrucción de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, controlada por la OTAN desde 2003) por mandato de la ONU, ha perdido a 97 hombres: un 6,4%.


Algunos soldados españoles envidian el equipo de los estadounidenses, hasta el punto de que se compran material a través de páginas web americanas. Ángel explica que es una práctica bastante corriente entre sus compañeros, pero que el equipo comprado tienen que disimularlo o esconderlo cuando pasan revista, pues no es reglamentario. Él se ha comprado unas botas y varias fundas para los cargadores, pero ahora está pensando en adquirir un casco. "No sirve para pegar tiros", resume. Seguridad o movilidad es la disyuntiva que se repite siempre. Los cascos del Ministerio de Defensa español alargan la protección en la nuca, por lo que "al echar cuerpo a tierra y disparar se pierde toda la visibilidad". En más de una ocasión, Ángel eligió quitarse el casco pese al peligro: "Yo voy a Afganistán a pegar tiros, si tengo que elegir entre un casco que me cubra toda la nuca y disparar... Prefiero disparar".


Sobre la chimenea del salón de su casa, Vanesa tiene una vaina de 12,7 milímetros. Es de uno de los primeros cartuchos que disparó en Afganistán. Fumaba a escondidas de su superior, sabía que era un peligro y que incumplía una orden, pero son muchos los soldados que se las ingenian para callar el vicio. Caladas furtivas, el pitillo en un poto para que el fuego no los convierta en un blanco fácil. Mientras se refugiaba en la parte trasera del vehículo vio que algo brillaba. Se puso en alerta y tal vez eso le salvó la vida. Pronto empezaron los disparos. Vanesa es una mujer atractiva. Fuerte, pero pequeñita: "Nunca puedo cargar la [ametralladora]12.7 si no estoy en un momento eufórico. Es demasiado pesada para mí". Aquel día la cargó a la primera.
Es colombiana, cerca de los 30. De las cosas que más le marcaron de su estancia en el país fue la situación de las mujeres. "Tenía que enseñarles mi coleta para que vieran que soy mujer, pero ni así se calmaban. Nada más verte se arrodillaban. El castigo era terrible si las veían hablando con un soldado", recuerda Vanessa.


Ella entró en el Ejército como parte de ese 9% máximo de efectivos extranjeros que sirven a España. ¿Hipócrita luchar por un país que no es suyo? "Todo lo contrario, España me ha dado mucho más que Colombia". Pero el mito de los papeles pesa. Alfredo, boliviano, de poco más de 20 años, se metió al Ejército para conseguir la nacionalidad española, pero tal vez hubiera seguido el mismo camino de haber estado en Bolivia. Ni la cerveza logra relajar la firmeza de su mirada. La rectitud de la pose permanece intacta a lo largo de la entrevista, como si no supiera hacer nada más que ser soldado.


Le gustaría volver al país asiático antes del repliegue de las tropas en 2014. Ahora en España siente que cuando el peligro era real había mayor confianza por parte de los superiores: "En la batalla no hace falta que te digan lo que tienes que hacer, un buen soldado lo sabe. Allí la vida de quien está al mando depende de la tuya tanto como la tuya de él".


El objetivo final de la misión de paz es que las milicias den la seguridad necesaria para construir colegios, levantar hospitales y dar a los agricultores una alternativa al opio. Pero la realidad es que, en ocasiones, la corrupción no permite que el dinero invertido llege a la población y a menudo sienten el rechazo de los afganos. A veces les tiran piedras o se tapan la nariz a su paso para no respirar el mismo aire. "La gente espera más de los militares", afirma Salem Wahdat, el segundo de la Embajada afgana en Madrid. Es un enamorado de la lengua española y está convencido de que apreciarán el esfuerzo con el tiempo: "Van a decir gracias, al menos los afganos aprenderán a decir eso".


Los soldados son profesionales. Luchan por un salario, pero lo hacen con la bandera en el uniforme. ¿Se sienten los colores de España en el frente? "Sientes la vida de tu compañero, es o ellos o tú", dice Ángel. En medio están las balas. Reconocen que cuando aprietan el gatillo solo piensan en volver juntos a casa, pero creen que no se valora su gesto: "No soy un facha, soy un soldado. Me gustaría sentir más reconocimiento en España, sentir que voy a Afganistán y muero porque sirvo a mi gente".


Fuente: Suplemento 11 de diciembre de "El Pais"

jueves, 26 de mayo de 2011

Los militares se comen el Camiño Portugués



"Recorren el tramo Tui-Santiago en menos de 30 horas, y eso que mientras peregrinan compiten en duras pruebas de resistencia

Si alguien vio pasar a un peregrino a toda velocidad y observó que de pronto se lanzaba al agua para cruzar a nado el río Ulla, que no se preocupe. Ni fue una visión ni el individuo en cuestión estaba loco. Eran miembros de las Fuerzas Armadas, que participaron así en un concurso-peregrinación que consistía en llegar de Tui a Santiago en menos de 48 horas.

La Brilat de Pontevedra organizó un concurso en el que participaron 17 patrullas compuestas por un centenar de particulares. Doce de ellas pertenecían a la propia Brilat, mientras que tres eran del Ejército de Tierra, una de la Armada y otra, del Ejército del Aire. La prueba consistía en recorrer el Camiño Portugués, entre Tui y Santiago, en el menor tiempo posible, y además parándose a competir en todo tipo de pruebas físicas y de resistencia.

El recorrido topográfico, lanzamiento de granadas, tiro de precisión con fusil, una prueba de rápel, la llamada pista de aplicación, utilización de medios semipermanentes, un recorrido cronometrado y, por último, cruzar el río Ulla a nado, centraban las competiciones que la organización tenía reservada a los soldados.


Ayer, por ejemplo, esos militares sorprendieron a propios y extraños cuando se detuvieron en Pontecesures para echarse al agua y cruzar el río, hasta la orilla de Padrón, para desde allí seguir viaje hacia Compostela.

Ocurrió por la tarde, cuando resulta que los primeros, y por tanto los ganadores del concurso, ya habían llegado a la Catedral a las siete y media de la mañana.

¿Cómo David Meca?

Ver ayer a aquellos soldados nadar en el Ulla, con sus ropas dentro de una bolsa que tenían que arrastrar contra corriente, recordó a muchos la proeza del afamado nadador David Meca, que avanzó río arriba desde Vilagarcía hasta Pontecesures.


La diferencia es que Meca pudo hacerlo con toda la tranquilidad del mundo, mientras que estos soldados atravesaban solo una pequeña parte de un largo recorrido de competición y dureza que comenzaba cerca de la frontera portuguesa y llegada al corazón de Galicia.


Esos "monstruos" del Camiño Portugués se comieron este itinerario al trote, empleando algunos menos de 30 horas para llegar de Tui a Santiago, algo que a las personas "normales" puede costarles varios días, y eso que, como queda dicho, tuvieron que disputar variadas pruebas que les hicieron perder mucho tiempo.

"Espíritu de cohesión"

De este modo los organizadores del llamado Concurso de Patrullas trataron de "fomentar el espíritu de cohesión y reforzar la identidad colectiva de las fuerzas ligeras, haciendo extensivos los lazos de unión al resto de Ejércitos que componen las Fuerzas Armadas".


También se pretendía "dar a conocer el nombre de la Brilat, realizando un concurso que puso a prueba la dureza, la habilidad y resistencia de los participantes", y como tercer gran objetivo se perseguía "estrechar relaciones tanto en el ámbito militar como en el civil, dando la posibilidad a los participantes de obtener la Compostelana".


Para hoy, como acto de clausura, se anuncia la presencia de los soldados en la Praza do Obradoiro, donde realizarán una parada militar y asistirán a la misa del Peregrino para ganar el jubileo.


Fuente: Faro de Vigo

domingo, 20 de febrero de 2011

Sidi Ifni, la guerra oculta.

"Unos 8.000 jóvenes fueron a la guerra mientras realizaban el servicio militar
Sin formación y calzados con alpargatas estuvieron en primera línea de fuego
Desde hace más de una década luchan por que se les dignifique e indemnice
Franco intentó silenciar el conflicto y alejarlo de la opinión pública
"Un día nos mandaron formar y a unos cuantos nos hicieron voluntarios para ir a la guerra de Ifni-Sáhara", cuenta José Riatós, presidente de la Compañía Expedicionaria de Transmisiones número 4 en esa contienda, a la que aclara que acudió obligado y puntualiza que "lo de voluntarios era un eufemismo".

Con 22 años, mientras realizaba el servicio militar obligatorio, fue enviado al Sáhara en un barco que partió desde Barcelona y que fue recogiendo combatientes en Valencia, Melilla y otras ciudades durante el recorrido, hasta llegar a El Aaiún, donde les dividieron en dos grupos que tomarían posiciones en las dos provincias atacadas por el Ejército de Liberación Marroquí: Ifni y el Sáhara Occidental.

Como él, unos 8.000 jóvenes participaron en el conflicto de Ifni y Sáhara entre 1957 y 1959, mientras realizaban el servicio militar obligatorio. Ahora, más de 50 años después, algunos han acudido a la vía judicial para reclamar el reconocimiento que por ley les corresponde.

Sin entrenamiento previo, inexpertos y calzados con alpargatas, muchos se vieron de pronto en primera línea de fuego. "Al llegar nos encontramos con soldados que regresaban del frente. Uno de ellos solo llevaba puesto un trozo de camisa", explica Riatós al recordar el verano de 1958, cuando después de varios meses de enfrentamientos los muertos, heridos y desaparecidos ya se contaban por decenas.

La guerra oculta
La guerra de Ifni-Sáhara, que estalló el 23 de noviembre de 1957, enfrentó a las tropas españolas con el Ejército de Liberación Marroquí por el control de las colonias del Sáhara Occidental.

Según sus protagonistas fue "corta, dura y extraña", pues, aunque el asedio a la ciudad de Sidi Ifni duró hasta 1969, los hostigamientos directos, que se extendieron al Sáhara, apenas duraron varios meses.

Un tercio del territorio de la provincia de Ifni se cedió a Marruecos a los pocos días de empezar la guerra, por lo que el régimen de Franco intentó limitar la repercusión del conflicto y mantenerlo alejado de la opinión pública; no estaban dispuestos a airear una derrota.

Desde las asociaciones de veteranos aseguran que la guerra se saldó con 300 muertos y más de 500 heridos, y recalcan que entre los fallecidos se contabilizaron unos 100 desaparecidos, cuyos cuerpos aún no se han encontrado, a la par que remarcan que los que regresaron tuvieron que lidiar con las "secuelas psicológicas" del conflicto.

Adolfo Cano, presidente de la Asociación de veteranos de Ifni del Levante español, también participó en la guerra, aunque su experiencia comenzó un año antes, cuando aún nadie se imaginaba que el pacífico paisaje de la costa atlántica africana se iba a convertir en un polvoriento escenario de guerra.

Acudió a Ifni, por aquel entonces la provincia número 51 del Estado español, para hacer allí el servicio militar. "Era una aventura agradable, sentía curiosidad por conocer África, con su lengua, su música y su clima diferente", explica, pero, a los cinco meses de estar como recluta en la capital, Sidi Ifni, se desataron las refriegas a las afueras de la ciudad.

"Era tirador y en los combates llevábamos un tarbuch, una especie de gorro de color rojo, que era una diana para el enemigo", apunta Cano. "Además, disparábamos con un mosquetón al que había que apretarle tres veces el gatillo para que saliera la bala, combatíamos con armamento obsoleto de la Guerra Civil", asegura.

Reconocimiento nominal
Al regresar de la guerra, les concedieron la medalla de campaña de Ifni-Sáhara, aunque tenían que correr con los gastos de la insignia: "Me dieron la documentación como que me concedían la medalla, pero tenía que comprarla, cosa que no hice por dignidad", apunta Cano, al que sus compañeros le regalaron la medalla hace dos meses en reconocimiento a su labor al frente de la Asociación de Levante, que lleva en marcha 10 meses.

Otras asociaciones de veteranos de Ifni-Sáhara vienen reclamando desde hace más de una década que se reconozca su situación, se les dignifique y se les indemnice. Esta insistencia tuvo sus primeros frutos en 2007 con la aprobación de la Ley de Carrera Militar.

En la disposición final novena de esta ley se reconoce "la entrega y sacrificio de los que, cumpliendo el servicio militar obligatorio, estuvieron integrados en unidades expedicionarias de las Fuerzas Armadas destacadas en el territorio de Ifni-Sáhara y participaron en la campaña de los años 1957 a 1959".

Además, se precisa que se "elaborará un listado de participantes en la contienda para estudiar posteriormente ayudas nominales", aunque, tanto Cano como Riatós, coinciden en señalar que este listado en lugar de agilizar los trámites está retrasando el proceso.

"Se escudan en él para darnos largas", asegura Riatós y recuerda que 8.864 cajas, depositadas en el Registro Militar de Ávila, contienen los nombres y apellidos de los que participaron en la guerra de Ifni-Sáhara.

Búsqueda en los archivos
Una empresa externa ha sido la encargada de proceder a la catalogación, organización y descripción de fondos documentales de Ifni-Sáhara conservados en el Archivo Militar de Ávila por un importe de 325.917 euros.

El director del Archivo, el coronel Ruiz Abeijón, ha indicado que el listado ya se ha remitido al Ministerio de Defensa, al haberse finalizado el trabajo de catalogación el pasado 31 de diciembre de 2010 y ha precisado que 24.953 personas están incluidas en esa relación.

Lo que por el momento se desconoce es el número de los que tendrán derecho al "reconocimiento nominal" ligado al servicio militar obligatorio y reconocido en la Ley de Carrera Militar y cuántas habrían fallecido. Adolfo Cano asegura que no han recibido ninguna notificación en la que se les comunique que el listado ya está concluido.

Esperando a Defensa
Han pasado dos años desde que se aprobó la ley que reconoce a los veteranos de Ifni-Sáhara, por lo que el "estancamiento" del caso ha sido el detonante para que el asunto llegue a los tribunales. "Veíamos que iba pasando el tiempo y que los compañeros se iban muriendo, así que decidimos interponer en octubre una demanda ante la Audiencia Nacional", manifiesta Riatós.

La asociación que él preside reclama 36.000 euros por cada veterano, una cifra que se basa en la indemnización que reciben los soldados por heridas sufridas en misiones de paz. "Sabemos que no es comparable; una misión de paz ya lo dice la palabra, es de paz, y nosotros estuvimos en una guerra, pero hemos cogido este baremos como orientación".

Cano asegura que las medidas que ellos llevan a cabo están más enfocadas al reconocimiento moral y subraya que han escrito hasta cuatro cartas a la ministra de Defensa, Carme Chacón, reclamando soluciones e incluso se han dirigido al Rey para que interceda por ellos.

Su última misiva, dirigida a la Subsecretaría de Defensa, pretende aclarar el significado de ese "reconocimiento nominal" recogido en la Ley de Carrera Militar de 2007, a la vez que pide "celeridad" en los trámites, por la avanzada edad de los afectados, y un reconocimiento expreso de la mili "tan diferente" que miles de jóvenes tuvieron que realizar "con las armas en las manos".

Cano asegura que se conformarían con la dignificación de los que estuvieron en esa guerra y de los que tuvieron que aguantar el asedio a la ciudad de Sidi-Ifni hasta la cesión a Marruecos en 1969.

Para ello, reclama "un acto castrense en Valencia o Alicante", un "rancho de confraternidad con la tropa y oficiales" -como se llama en el argot militar- y un "diploma individual" para los combatientes, coincidiendo, además, con el 50 aniversario de la jura de bandera en Ifni de un grupo importante de asociados del 61." Fuente. El Mundo.

http://asociacionveteranosifnidelevante.blogspot.com/
http://www.avile.es/

sábado, 8 de enero de 2011

Condenados cuatro Guardias Civiles por torturar a los asesinos del atentado de la T-4

Hago un "copia y pega" del Blog http://juandeherat.blogspot.com, suscribo hasta la última coma.

"El 10 de diciembre de 1995, Mikel Otegi asesinó a los ertzainas Don Iñaki Mendiluce Etxebarria y Don José Luis González Villanueva de sendos disparos de escopeta en las proximidades de su caserío de Itsasondo (Guipúzcoa).

Otegi fue encarcelado y sometido a un juicio con jurado popular en San Sebastián, un juicio que estuvo rodeado de polémica desde el principio.

El 6 de marzo de 1997 el tribunal dictó una sentencia absolutoria por considerar que el acusado no era "en absoluto" dueño de sus actos cuando disparó contra los dos agentes.

Cinco días después de la absolución fue puesto en libertad.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ordenó a la Ertzaintza en los primeros días de julio de 1997 su localización y retirada del pasaporte y del DNI, pero para entonces Mikel Otegi había huido.

La Sala de lo Civil y Penal, el 7 de julio de 1997, le declaró prófugo y dictó una orden a Interpol de busca y captura.

El 22 de febrero de 2003 fue detenido por la policía francesa cuando se encontraba integrado en la eta...

Hoy, 30 de diciembre de 2010, un año después del asesinato de Don Diego Armando Estacio Sivisapa y Don Carlos Alonso Palate Sailema, cuatro guardias civiles han sido condenados por la Audiencia Provincial de Guipúzcoa como reos de sendos delitos de tortura.

La condena se fundamenta en que la versión de que las lesiones sufridas por los asesinos fueron causadas durante su detención es contradicha por Don Isidro Ropero Cuevas, testigo que, de forma voluntaria, compareció, primero, en el curso de la instrucción y, después, declarando en el plenario, donde detalló que, en la distancia (nunca a menos de veinte metros), presenció la detención y que ésta se produjo sin violencia alguna.

Interrogado reiteradamente sobre el motivo de su voluntaria intervención en el proceso, el Señor Ropero Cuevas dice que "... se debió a que escuchó las declaraciones del Ministro del interior Rubalcaba en diversos medios de comunicación, declaraciones que no se correspondían con la realidad, por lo que decidió intervenir, intervención espontánea no sin antes asesorarse a través de un abogado de la localidad. El abogado a quién recurrió era Jon Usabiaga, quién se había presentado por las listas de HB de la localidad de Mondragón...".

Un primo de de la esposa de Don Isidro Ropero Cuevas es miembro de eta.

"No vio el momento exacto en el que metieron a los dos jóvenes en los vehículos patrols, pero pensó que así era, porque sí vio el instante en el que tras ponerles los grilletes, los llevaban hacia los vehículos. Tras pedirle la documentación, se acercó hacia arriba, hacia el lugar donde se estaba produciendo la detención, y estuvo a menos de veinte menos del lugar, viendo desde la distancia el incidente".

"Llamó por teléfono al diario abertazale (sic.) Gara, y habló con alguien del periódico, justo después de salir del Juzgado de Bergara en el que realizó una primera comparecencia personal. No pudo describir el contenido de lo que había envuelto dentro del papel de celofán porque no lo vio y en ningún momento pensó que fueran revólveres".

Los informes forenses de la Clínica Médico-Forense de San Sebastián prevalecen sobre los de los peritos de la defensa, Doctores Villanueva y Resines.

Estamos de enhorabuena.

Desde aquí no cabe sino felicitar tanto a los más que competentes forenses donostiarras como al ejemplar ciudadano euskaldún que, desde la distancia, paseando al perro, ojo avizor, contempla, y después de asesorarse a través de un abogado de herri batasuna, decide colaborar modélicamente con la Justicia.

No hay motivo para dudar ni de su credibilidad -¿quién en Euskadi no tiene un primo político metido en la eta?- ni de la verosimilitud de sus testimonio, corroborado precisamente por el de los dos asesinos etarras.

Además, el Señor Ropero Cuevas persitió tanto en su versión que hasta llamó al diario Gara nada más salir del Juzgado para que allí supieran lo que había dicho ante el Juez.

Recapitulo :

El punto de partida es la detención de dos ciudadanos, después condenados por asesinato y estragos.

Cuando son examinados por el médico forense presentan lesiones.

La de uno de ellos es de relativa gravedad: tiene una costilla rota.

Los policías dicen que esas lesiones se producen al resistir la detención.

Los detenidos denuncian haber sido torturados.

Tiempo después aparece ante el juez un tercer ciudadano que dice haber sido testigo de la detención.

Acude ante su señoría tras haber sido asesorado por un abogado que fue miembro de HB.

Inmediatamente después de declarar en el juzgado, llama al diario gara para contarles que ha declarado y lo que ha declarado.

No aporta detalles, no reconoce la cara de los policias, porque no se acerca a menos de 20 metros de donde la detención sucede.

Sólo dice que la detención no fue violenta.

El testigo tiene un primo político que es miembro de la misma banda de la que los detenidos forman parte.

Los forenses, médicos de San Sebastián, dicen que las lesiones sufridas "no son compatibles" con la versión de la detención que dan los policías.

Los policías aportan como pericial dos informes médicos, de facultativos de reconocido prestigio, que dicen que sí son compatibles.

El tribunal cree la versión de los detenidos, corroborada por el testigo-ojo de halcón y por los forenses donostiarras...

Celebremos, una vez más, el triunfo de la Verdad, deseando a todos los que creen en la Libertad un feliz año 2011.

Muchas gracias.

Y el que me quiera entender, que me entienda. "

sábado, 25 de diciembre de 2010

Mensaje de Navidad su Majestad el Rey


«¡Buenas noches! Quiero que mis primeras palabras sean para transmitir de corazón a todos los españoles mis mejores deseos de paz, prosperidad y felicidad en estas Fiestas Navideñas y para el Año Nuevo 2011.


Llegamos al final de un año difícil y complejo, marcado por una crisis económica, en España y en otros países, más larga e intensa de lo esperado. En nuestro caso ha puesto de manifiesto desequilibrios y deficiencias estructurales que hemos de resolver juntos con eficacia y prontitud.
España «no puede dejar que tantos jóvenes carezcan de un trabajo»Lo más doloroso es que ha golpeado a tantos hombres y mujeres que han sufrido —en su propia carne o en sus familias— la pérdida de empleos. Los parados concentran nuestras preocupaciones; son una prioridad insoslayable. La sociedad española no puede dejar que, especialmente, tantos jóvenes carezcan por más tiempo de un trabajo. Pienso asimismo en quienes han tenido que cerrar comercios, talleres o negocios. En todas las personas que han asumido grandes sacrificios y esfuerzos a lo largo de este año: trabajadores asalariados, autónomos, profesionales, empresarios, pensionistas o funcionarios. Todos ellos merecen nuestro más amplio respaldo. Sus múltiples desvelos diarios y los de millones de familias, cuentan con nuestra mayor gratitud pues contribuyen al bien de todos.


La crisis ha requerido la adopción de importantes decisiones por parte de nuestros poderes e instituciones públicas a todos los niveles. A escala europea ha exigido concertar nuevas iniciativas. Pese a ciertos signos alentadores, todavía no se ha logrado una plena estabilización y recuperación internacional.


Es preciso seguir adelante con empeño, ganar la batalla al paro con decisión, constancia y firmeza; mejorar en productividad y competitividad, en educación e innovación; y volver a situar a nuestra economía con visión de futuro en el pelotón de cabeza, manteniendo nuestra protección y cohesión social.


Sin un crecimiento adecuado no crearemos empleo. Y para crecer como necesitamos, debemos proseguir y abordar juntos las reformas necesarias, cumpliendo además nuestros compromisos en materia presupuestaria y de déficit. Se trata de modernizar nuestro modelo productivo y de generar mayor confianza para reactivar nuestra economía, proyectando al mundo nuevos ejemplos de vitalidad y de impulso como sociedad.


«Pienso en quienes han tenido que cerrar comercios, talleres o negocios»Pudimos salir con éxito de anteriores crisis económicas. Disponemos de las condiciones y de los instrumentos necesarios para lograrlo de nuevo. Somos una gran Nación, orgullosa de su pluralidad y diversidad, integrada en la Unión Europea con la que estamos comprometidos y por la que siempre hemos apostado. Un país de personas laboriosas y creativas, con una juventud espléndida, un inmenso y variado patrimonio cultural, modernas infraestructuras y muchas empresas punteras a escala internacional.


La misma España que ha sido capaz de progresar y de superar con éxito muchas pruebas. No hemos llegado hasta aquí para dejarnos vencer por las dificultades, para renunciar a nuestras ambiciones de construir un país cada vez mejor.


Debemos desterrar el desánimo, levantar la cabeza, aunar esfuerzos y continuar la faena, conscientes de lo que somos, de lo que ya tenemos y de lo que podemos avanzar. Los nuevos tiempos requieren grandes compromisos por parte de todos. Si queremos ganar el futuro, debemos mirar más allá, estimular ilusiones y fortalecer capacidades, sabiendo que juntos llegaremos siempre más lejos. Por todo ello, para salir de la crisis y asegurar nuevos horizontes de prosperidad y de bienestar, necesitamos unidad, responsabilidad y solidaridad. Estos son los mejores aliados para vencer dificultades y alimentar nuestras esperanzas. Los mismos que han guiado a otros países.


Creo que la actual situación ha puesto de relieve lo evidente: de cómo le vaya a España depende cómo le vaya a cada uno de los españoles. Por eso, no caben actitudes individuales ni colectivas de indiferencia o de egoísmo, que a la postre nos dañan a todos. Nada que valga la pena se consigue sin renuncias y sin entrega. Es preciso fomentar el ejercicio de grandes valores y virtudes como la voluntad de superación, el rigor, el sacrificio y la honradez. Valores y virtudes cuya ausencia no es ajena al origen de la crisis, y que son consustanciales a toda sociedad justa y equitativa. En definitiva, debemos unir nuestras fuerzas para alcanzar nuevos logros colectivos, con confianza en nosotros mismos y en nuestro país, contando con la acción de nuestras instituciones en el marco de convivencia y estabilidad que asegura nuestra Constitución.
Todos, empezando por nuestros partidos políticos y agentes económicos y sociales, somos importantes para conjugar voluntades en esta dirección, con generosidad, sentido de Estado y pensando en el interés general.


Quiero reiterar esta noche que el terrorismo solo suscita condena y repudio en cuantos defendemos la libertad y la democracia. No nos debe faltar determinación para acabar con esta lacra. Honremos y arropemos con todo nuestro cariño y solidaridad a las víctimas de la violencia terrorista y a sus familias.


«No caben actitudes individuales ni colectivas de indiferencia o de egoismo»Por otro lado, continuemos prestando la máxima atención a los excluidos y marginados, trabajando por la igualdad de oportunidades y en apoyo de los discapacitados. Redoblemos asimismo esfuerzos para combatir las drogas y terminar con la inaceptable violencia de género. Y por supuesto, cuidemos más nuestro entorno natural.


Nos jugamos mucho a diario en el mundo complejo y competitivo en que vivimos. Por eso tenemos que defender el papel y los intereses de España en el plano internacional y mantener nuestros compromisos con la paz y el desarrollo de muchas Naciones necesitadas.
En este marco dirijo mi gratitud y afecto, a los miembros de nuestras Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad desplazados en otros países, que han sufrido la pérdida de compañeros que permanecen en nuestro recuerdo.


Pero el año 2010 nos deja también alegrías, realizaciones y esperanzas, incluidos numerosos triunfos inolvidables en la historia de nuestro deporte. ¡Estoy convencido de que 2011 nos aportará nuevos éxitos y avances en muchos campos!

He contado siempre, y muy especialmente este año, con el afecto de los españoles y con el activo apoyo del Príncipe de Asturias. Al expresar mi agradecimiento quiero, una vez más, asegurar que sigo y seguiré cumpliendo siempre con ilusión mis funciones constitucionales al servicio de España. Es sin duda mi deber, pero es también mi pasión.


Quiero terminar reiterando mi plena confianza en España y en nuestros ciudadanos. Confianza en nuestra capacidad y fortaleza para dejar a nuestros hijos y nietos un país cada vez mejor, con mayor prosperidad en cada pueblo, ciudad y Comunidad Autónoma. En suma, plena confianza en que seguiremos progresando. ¡Muy feliz Navidad y Año Nuevo 2011, en nombre propio y de mi Familia, a todos los españoles y a cuantos extranjeros viven con nosotros! Buenas noches.»

martes, 16 de noviembre de 2010

El SEDEF presenta la Memoria de Responsabilidad Social de Defensa

El Ministerio de Defensa es pionero en la realización de una Memoria de Responsabilidad Social Corporativa, una publicación que, ha presentado el secretario de Estado, Constantino Méndez, en la sede del Ministerio de Defensa acompañado por Juan José Barrera Cerezal, director general de la Economía Social del Trabajo Autónomo y de la Responsabidad Social de las Empresas, Eduardo Montes, presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad y Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE.

Este proyecto responde al compromiso de comunicar a la sociedad la labor que desarrollan el Ministerio de Defensa y nuestras Fuerzas Armadas. España se sitúa, de esta manera, entre los países más avanzados cuyos Ministerios de Defensa han abordado esta iniciativa. Ejemplos de ello son Estados Unidos, Gran Bretaña o Francia.

La memoria del Ministerio de Defensa se caracteriza por los siguientes puntos:

  • Compromiso de transparencia: en su primera comparecencia parlamentaria para explicar las líneas generales de la política de defensa (30 de junio de 2008), la ministra de Defensa asumió un compromiso de transparencia que excede del que es tradicionalmente obligado en cualquier organización, incorporando como factor integrante del mismo la puesta en valor de los componentes éticos de la actividad que el Departamento y las Fuerzas Armadas llevan a cabo.
    La Memoria de Responsabilidad Social es para el Ministerio de Defensa una oportunidad de dar cumplimiento a este compromiso, dando a conocer el trabajo desarrollado y su impacto en términos sociales, económicos y medioambientales; acreditando su compatibilidad con el desarrollo sostenible, y contribuyendo a reforzar la identificación entre sociedad y Fuerzas Armadas.
  • Compromiso para el futuro: con la Memoria se plantean retos y se adquieren compromisos para el futuro, abriendo una auténtica dinámica de mejora continua en la organización.
    En tiempos de dificultades las organizaciones están más obligadas que nunca a rendir cuenta a la sociedad del uso eficiente y responsable de los recursos que gestionan y a asumir compromisos concretos con un modelo de desarrollo y gestión sostenibles.
http://www.mde.es/Galerias/_config_/destacados/docs/MemoriaRSCMinisdef2009.pdf

Fuente: MDE

domingo, 14 de noviembre de 2010

Doce años.


Además de las muchas "guerras" más o menos convencionales, aunque en esta era que nos toca vivir nada hay convencional, existen otras más larvadas donde participan soldados allí donde otros han fracasado... He aquí una de ellas, contra verdaderos ejércitos privados de desalmados.

La noticia que nos merece la reflexión sobre esas otras guerras donde participan ejércitos, y sobre el más absoluto mal que combaten, un mal bañado en el oro sangriento de la droga...

"México busca a un asesino a sueldo de tan sólo 12 años de edad.

El Ejército mexicano busca a un sicario de tan sólo 12 años. Conocido como 'El Ponchis', las autoridades mexicanas creen que es un sicario del cártel del Pacífico Sur, que presuntamente habría ejecutado, torturado, degollado y arrojado en carreteras a los que no pagaban sus deudas.

Es el miembro más pequeño y sanguinario del grupo que opera en Morelos

Según informa el diario mexicano La Razón, los informes policiales lo señalan como el miembro más pequeño de un grupo que opera en Morelos; pero también como el más sanguinario de los integrantes bajo las órdenes de un hombre identificado como Julio Jesús Radilla o Padilla, jefe del cártel del Pacífico Sur.

Dichos informes, revelan que 'El Ponchis' opera en el poblado de Tejalpa, en el municipio de Jiutepec, en Morelos. Al parecer este niño y sus cómplices reciben 3.ooo dólares por cada deudor decapitado.

Su objetivo es el de atacar y asesinar a miembros de grupos contrarios. Sin embargo, según informa el diario mexicano, cuando no encuentran a sus víctimas, raptan a otras personas y los hacen pasar como si fueran los objetivos, para recibir el dinero prometido.

El secretario de Gobierno de Morelos, Óscar Sergio Hernández Benítez, aseguró que las fuerzas del orden se están centrando en dar con El Ponchis y ha pedido la colaboración ciudadana para poder terminar con el cártel del Pacífico Sur."

sábado, 30 de octubre de 2010

La Brilat asume que tendrá que "combatir" en Afganistán

El jefe de la Fuerza Terrestre advierte de los riesgos y pide a los soldados que "extremen" la seguridad.

"Vamos a tener que combatir", advirtió ayer el coronel Francisco Rosaleny, jefe del Regimiento Príncipe Número 3, en la despedida de los soldados que partirán a partir de noviembre hacia la ciudad afgana de Qala-i-Now, donde permanecerán cuatro meses y medio en una nueva misión de la ONU en el país. Junto a los 500 efectivos del Batallón San Quintín, que asumen que por delante tienen la tarea "más compleja y dura a la que se ha enfrentado el regimiento", estarán unos 200 miembros del cotingente de la Brigada de Infantería Ligera Galicia VII (Brilat), presentes también ayer en el acto celebrado en Siero, junto con tropas de artillería, caballería, zapadores, transmisiones, inteligencia, sanidad y logística de los asentamientos de Betera (Valencia), Zaragoza y Madrid.

El teniente general Virgilio Sañudo, jefe de la Fuerza Terrestre, dedicó unos consejos a los soldados. "Evitad los excesos de confianza y extremad las medidas de seguridad. Sobre todo, respetad los derechos humanos y la legalidad vigente. Usad las armas cuando sea necesario, de acuerdo a las reglas de enfrentamiento. Intentad minimizar los daños colaterales. Sed ejemplares, que ningún español tenga que avergonzarse", señaló.

"Sabemos a lo que vamos –continuó–. Tenemos experiencia y hemos estado preparándonos seis meses. Lo que necesitamos es un poco de suerte". Junto a Sañudo estuvieron el general de división Juan Bautista García, jefe de Fuerzas Ligeras, y el general de brigada José Antonio Alonso, jefe de la Brilat.

Los soldados y familiares presentes en el acto de despedida tenían sentimientos divididos, aunque en general podía el optimismo. "Confío en que no haya bajas", dice Elvira Vaca, hermana de uno de los soldados de la unidad de caballería de la Brilat, Jesús Ángel Vaca. "Te terminas acostumbrando al riesgo –asegura él– y al final se pasa bien".

Fuente: L. Á. VEGA - LA BELGA (SIERO). Faro de Vigo

martes, 21 de septiembre de 2010

Una Historia de Guerra



Una historia de guerra de Arturo Pérez-Reverte

Alguien escribió en cierta ocasión que si una historia de guerra parece moral, no debe creerse. Y alguna vez lo repetí yo mismo. Pero eso no es del todo verdad. O no siempre. Como todas las cosas en la vida, la moralidad de una historia depende siempre de los hombres que la protagonizan, y de quienes la cuentan. Ésta de hoy es una historia de guerra, y quiero contársela a ustedes tal como algunos amigos míos me han pedido que lo haga. La moralidad la aportan ellos. Yo me limito a ponerle letras, puntos y comas.

Base de Mazar Sharif, Afganistán. Cinco guardias civiles, de comandante a sargento, perdidos en el pudridero del mundo, formando a la policía afgana. Cinco guardias de veintidós llegados hace cinco meses y medio, desperdigados por una geografía hostil y cruel, en misión de alto riesgo, en una guerra a la que en España ningún Gobierno llamó guerra hasta hace cuatro días. Los cinco de Mazar Sharif, como el resto, eran gente acuchillada, porque lo da el oficio. Sabían desde el principio que a la Guardia Civil nunca se la llama para nada bueno. Y menos en Afganistán. Si lo que iban a hacer allí fuera fácil, seguro, cómodo o bien pagado, otros habrían ido en vez de ellos. Aun así, lo hicieron lo mejor que podían. Que era mucho. Atrincherados en una base con americanos, franceses, holandeses y polacos, vivían con el dedo en el gatillo, como en los antiguos fuertes de territorio indio. Igual que en los relatos de Kipling, pero sin romanticismo imperial ninguno. Sólo frío, calor, insolaciones, sueño, enfermedades, soledad. Peligro. Los únicos cinco españoles de la base, de la provincia y de todo el norte de Afganistán.

Ellos y sus compañeros habían llegado a la misión tarde y mal, aunque ésa es otra historia. Que la cuenten quienes deben contarla. Aun así, con la resignada disciplina casi suicida que caracteriza al guardia civil, se pusieron al tajo. Como era de esperar, no encontraron la mesa puesta. Quien estuvo por esos mundos con militares norteamericanos, holandeses y franceses, sabe de qué van las cosas. Sobre todo con los norteamericanos, que tienen a Dios sentado en el hombro como los piratas llevan el loro. Para hacerse un hueco entre sus aliados, distantes y despectivos al principio, no hubo otra que la vieja receta de Picolandia: aprender rápido, trabajar más que nadie, no quejarse nunca y ser voluntarios para todo. Y por supuesto, tragar mierda hasta reventar. Y así, a base de orgullo y de constancia, poco a poco, los cinco hombres perdidos en Mazar Sharif se hicieron respetar.

Un triste día se enteraron de la muerte de sus dos compañeros en Qualinao. De la pérdida de dos guardias civiles de aquellos veintidós que llegaron hace medio año, y de su intérprete. Y pensaron que el mejor homenaje que podían hacerles era que la bandera norteamericana que ondea en la base fuese sustituida, aquel día, por la española a media asta. Eso no se hace allí nunca, aunque a diario hay norteamericanos muertos, los franceses sufrieron numerosas bajas, y también caen holandeses y polacos. Así que el jefe de los guardias civiles, el comandante Rafael, fue a pedir permiso al jefe norteamericano. Accedió éste, aunque extrañado por la petición. Saliendo del despacho, el guardia civil se encontró con el jefe del contingente francés, quien dijo que a él y a sus hombres les parecía bien lo de la bandera. En ésas apareció otro norteamericano, el mayor James, que nunca se distinguió por su simpatía ni por su aprecio a los españoles, y con el que más de una vez hubo broncas. Preguntó James si los muertos de Qualinao eran guardias civiles como ellos, y luego se fue sin más comentarios.

A las ocho de la tarde, cuando fuera de los barracones apenas había vida, los cinco guardias se dirigieron a donde estaba la bandera. Formaron en silencio, solos en la explanada, cinco españoles en el culo del mundo: Rafael, Óscar, Rafa, Jesús y José. Cuando se disponían a arriar la enseña, apareció el teniente coronel francés con sus cuarenta gendarmes, que sin decir palabra formaron junto a ellos. Luego llegaron el mayor James, el teniente Williams y veinte marines norteamericanos. Y también los polacos y los holandeses. Hasta el pequeño grupo de Dyncorp, la empresa de seguridad privada americana destacada en Mazar Sharif, hizo acto de presencia. Todos se cuadraron en silencio alrededor de los cinco españoles, que para ese momento apretaban los dientes, firmes y con un nudo en la garganta. Y entonces, sin himnos, cornetas, autoridades ni protocolo, el capitán Rafa y el sargento José arriaron despacio la bandera. Una historia de guerra nunca es moral, como dije antes. Si lo parece, no debemos creerla. Pero a veces resulta cierta. Entonces alienta la virtud y mejora a los hombres. Por eso la he contado hoy.

XLSemanal - 13/9/2010




domingo, 19 de septiembre de 2010

¿Pero que cojones es todo esto?

Con una Euskadi cada vez más española, con un Gobierno Vasco cada vez más prestigiado entre la ciudadanía y, que curioso una gestión PSOE-PP calificada como excelente con la boca pequeña por reductos "nacionalistas", con una ETA abolutamente debilitada y con multitud de presos (asesinos no nos olvidemos) clamando por una "salida", con unos movimientos sociales sumidos en el desprestigio social y la disgregación, con una ideología (la abertzale) retrocediendo a pasos agigantados hasta en sus reductos, nos vienen con estas "gaitas" de negociación, mediadores internacionales y demás.

Y alguna prensa dándoles cuerda... soga con nudo corredizo es la única cuerda que merecen esos desgraciados.

¿Pero que cojones es todo esto?


(Foto: celebración en Bilbao del triunfo de la selección española)

domingo, 27 de junio de 2010

Serie bélica española: Soldados del desierto

"Soldados del desierto" podría girar en torno a una unidad española destinada en Afganistán
Aunque todavía no se conoce fecha de inicio de rodaje, la serie podría emitirse en Telecinco para la próxima temporada.

La productora Globomedia se apunta a la moda de las series bélicas e inicia un nuevo proyecto de ficción que finalmente recaerá en Telecinco. Según FórmulaTV, la nueva serie llevará por título Soldados del desierto y será una de las grandes apuestas de la privada de cara a la próxima temporada, probablemente para 2011.

Aunque los detalles del proyecto son escasos, parece que la nueva serie de Telecinco podría girar en torno a un grupo de soldados españoles desplazados a Afganistán. Soldados del desierto se adentrará en la vida de los militares de un cuartel, sin embargo, se desconoce el tipo de tramas que abordará la nueva producción.

Esta no será la primera vez que Globomedia "tome" Afganistán para desarrollar la trama de alguna de sus producciones. Durante la segunda temporada de Cuenta atrás la productora basó uno de sus episodios en las misiones de Afganistán. Curiosamente, recuperó para esa entrega a algunos de los actores de la popular serie "Compañeros", que interpretaron a un grupo de jóvenes adultos que se reencontraron para enfrentarse a las frustraciones de su adolescencia. Intervinieron en el capítulo, Manuel Feijo, Nicolás Belmonte, Virginia Rodríguez, Lara de Miguel, Julián González y Begoña Maestre. La trama reflejó cómo la amistad de un grupo de amigos se rompió al volver de la misión en Afganistán por un secreto entre ellos.

Soldados del desierto se convierte en una de las grandes apuestas de Telecinco para el próximo curso, mientras que otras ideas quedan descartadas como el proyecto de serie futurista que BocaBoca planeaba para la privada. Como ya se anunció en el pasado mes de abril, la productora estaba desarrollando un proyecto de ciencia-ficción que tomaba como eje una fortaleza infalible suspendida en el espacio.

jueves, 1 de abril de 2010

Son de los nuestros


En la orlas de nuestras unidades, por lo menos en la de mi batallón si, constan, como uno más, nuestros perros. Con estas breves líneas que reciban nuestro saludo militar.

Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.

Martin Lutero


Escuela Cinológica de la Defensa


La Escuela es el centro encargado de todos los asuntos relacionados con la adquisición, cría, adiestramiento, instrucción, enseñanza, registro y control de perros, e inspección y apoyo de los equipos cinológicos adscritos al Ministerio de Defensa.
Para cumplir con la misión asiganda realiza, entre otros, los siguientes cometidos:
Dirigir la producción de perros.
Realizar las pruebas facultativas y técnicas de aptitud para adquisión de perros para cursos de cinología, grupos operativos de trabajo y funciones de guarda y centinela.
Promover la elaboración de normas sobre aptitud, preparación, especialización y uso del perro como medio de seguridad en sus distintas facetas.
Atender la planificación y desarrollo de los cursos que se imparten en la Sección de Planificación y Estudios relacionados con el adiestramiento y, en este sentido, coordinar la elaboración de programas y supervisar el cumplimiento de la labor de profesorado y el rendimiento de los equipos cinológicos.
Evaluar los Equipos Cinológicos ubicados en las distintas Unidades, controlar y seguir el estado y aptitud para el servicio de los efectivos caninos.
Elaborar prescripciones técnicas para la compra de perros.
Formar los Equipos Cinológicos necesarios para atender los servicios y actividades que le sean solicitadas.
Elaborar y proponer la documentación de efectivos caninos de las FAS.
Proveer de perros de guardia y centinela a las BUICO,s y de especialidad a los Grupos Cinológicos que lo soliciten.
Asesorar y promover la elaboración de normas sobre aptitud, preparación, especialización y uso del perro en sus distintas facetas para las Fuerzas Armadas.
Gestionar, por delegación de la Jefatura de Apoyo Veterinario (IGESAN), el Registro Central Informatizado (RCI) de los efectivos caninos de las FAS.

domingo, 28 de marzo de 2010

Si no incrementamos el número de nuestros soldados, lo pagaremos con la vida de los nuestros


"La Sra. Ministra pasa revista a los nuevos vehículos blindados destinados a Afganistán y declara: "La seguridad de los soldados en Afganistán es una prioridad".

La ministra de Defensa, Carme Chacón, visitó hoy (sábado 27 de marzo), junto al Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez, la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) para supervisar el traslado de los nuevos vehículos RG-31 que salieron hoy hacia Afganistán, en sustitución de los ya obsoletos BMR.

En declaraciones a los medios tras la visita, Chacón ha explicado que estas unidades "son los vehículos de pelotón más seguros que existen ahora mismo en el mundo" y los que mayor protección balística contra las minas anticarro ofrecen. En este sentido, ha afirmado que "para el Gobierno la seguridad de los soldados destinados en Afganistán es la primera y más importante de las prioridades", por lo que seguirán "trabajando para que las tropas estén dotadas de las más altas medidas de seguridad frente al terrorismo". Hacia el país asiático saldrán este sábado algunas de las últimas unidades que restan para completar el total de 63 vehículos RG-31 que se prevé desplegar, en esta operación, en sustitución de los ya obsoletos BMR. Este vehículo intenta ofrecer una mayor protección a sus ocupantes contra la amenaza de las minas terrestres. El coste total del programa de renovación de blindados alcanza los 321 millones.
Fuente : COPE"

Completamente de acuerdo pero... ¿son suficientes los actuales efectivos de nuestra fuerza para garantizar los relevos?.

La actual limitación de nuestras FFAA en hombres y mujeres, fundamentalmente soldados y marineros, rema en contra de los buenos deseos del Gobierno de España.

Ya es hora de tener una fuerza operativa en consonancia con que queremos afrontar.

Y que no me digan que para eso hay que aumentar los impuestos, que los gastos militares no dan votos o que estamos en época de crisis. Se trata de la seguridad de los nuestros, ni más ni menos, de garantizar la seguridad de nuestro despliegue operativo en misiones.

Señores políticos, o aumentan nuestros efectivos ya o lo pagaremos con la vida de los nuestros.

Las Fuerzas Armadas Españolas contaban a comienzos de 2010 con un número aproximado de 135.000 militares en activo (47.500 militares de carrera, 1.500 de complemento y en torno a 86.000 soldados de tropa y marinería), así como 10.000 reservistas voluntarios.
Fuentes: «Estadística de personal militar de complemento, militar profesional de tropa y marinería y reservista voluntario, 2008.» y «Estadística de personal militar de carrera de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, 2008.».